A+ A-

Ago-13 01:46 hrs

El PRI frente al abismo

El Partido Revolucionario Institucional vive la crisis más profunda de sus 71 años de historia

El PRI se eclipsó de las urbes más importantes del país: Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Aguascalientes o Morelia. El PRI se eclipsó de las urbes más importantes del país: Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Aguascalientes o Morelia.

GUADALAJARA, JALISCO (13/AGO/2017).- Los números no mienten: el Partido Revolucionario Institucional (PRI) vive la crisis más profunda de sus 71 años de historia. La intención de voto, como partido, no rebasa el 18% y es tercera fuerza nacional en todos los estudios demoscópicos. La administración de Enrique Peña Nieto es rechazada por ocho de cada 10 mexicanos y, si obtenemos un promedio de las encuestas públicas, veremos que 86% de los mexicanos quieren un cambio de rumbo desde Los Pinos.

El PRI se eclipsó de las urbes más importantes del país: Ciudad de México, Guadalajara, Puebla, Aguascalientes o Morelia. El priismo no pinta, tampoco, entre los jóvenes menores a 29 años y ha desaparecido, casi por completo, entre aquellos electores que tienen más de 10 años de escolaridad. Las simpatías por el PRI se encuentran circunscritas a electores de edad avanzado y de bajo nivel educativo-entre cero y ocho años. Y, particularmente hombres. El futuro luce sombrío para el partido que ha hegemonizado la representación en México durante décadas.

La actual crisis del PRI es más profunda que en 2000 y 2006. En la primera de las coyunturas, la alternancia era políticamente inevitable. La transición que comenzó en aquél trágico bienio 1994-1995 (o antes de acuerdo con otros politólogos) desembocaría en la pérdida de Los Pinos. Sin embargo, el tricolor mantuvo el poder local: 21 gubernaturas, 62% de los diputados locales y municipios de amplia relevancia. En 2006, la crisis se agudizó, pero no llegó a los niveles de la actualidad: 17 gubernaturas (más de la mitad de los estados en el peor momento político del PRI). Hoy el PRI gobierna 15 estados del país, ha venido perdiendo las capitales y las elecciones locales de 2018 no auguran el mejor de los resultados. Así, la ruta de ascenso, el espiral de retorno del PRI, se configuró desde los gobiernos estatales. Siendo Peña Nieto el principal expositor del “tiempo de los gobernadores”.

El PRI enfrenta cuatro desafíos, algunos fueron contemplados en las mesas de discusión la XXII Asamblea Nacional Ordinaria, y otros son retos que han sido pospuestos por las distintas dirigencias del partido.

El primero, la relación afuera y adentro en el priismo. Las reformas que se discutieron en las mesas de trabajo previas a la Asamblea parecen estar subordinadas a la actual coyuntura política y no a una redefinición estructural de lo que necesita el PRI de cara al futuro. Como sucedió en otros años, el PRI sigue siendo el instrumento del Presidente. Recodemos que, en 2013, el PRI alteró sus estatutos para permitir toda la ola de reformas que luego Peña Nieto impulsó a través del Pacto por México. De un plumazo, el PRI desapareció de sus documentos: la prohibición de aprobar IVA a alimentos y medicinas, así como cambios en las leyes energéticas del país-dos cimientos del nacionalismo revolucionario.

En este caso, el PRI cambia sus estatutos para permitir que un externo, sin militancia partidista, pueda ser candidato. Un traje a la medida para el único precandidato presidencial que no es militante: José Antonio Meade. Es decir, detrás de este debate hay muy poco de proyecto de partido y mucho de oportunismo electoral para que el Presidente tenga libertad de elegir a quien crea conveniente en 2018.

El segundo, las definiciones rumbo a 2018. El PRI, a pesar de su disciplina y verticalidad en torno al Ejecutivo, transpira división. Peña Nieto puede tener muchos errores, pero difícilmente se equivoca cuando se pone el traje de jefe partidista. El Presidente sabe que una decisión que no comparta el grueso del priismo podría dejar al partido profundamente dividido y sin brújula rumbo a 2018. Un PRI sin cohesión y unidad sería presa de dos tendencias centrífugas en una elección polarizada: los nacionalistas revolucionarios que tengan la tentación de moverse hacia Morena y los tecnócratas que se sientan atraídos al PAN. El PRI podría amanecer tras las elecciones gobernando en menos de un tercio del país, sin la Presidencia y con un partido roto en mitades. Crisis en serio.

El tercero, la ideología. Dicen que si el PAN es el partido de la extrema derecha, y el PRD de la extrema izquierda, el PRI siempre fue el de la “extrema ambigüedad”. El PRI volvió a Los Pinos con un discurso que mezclaba dos elementos: la eficacia -nosotros sí sabemos gobernar luego de la decepción panista- y la modernización-el proyecto reformista. Ambas narrativas han muerto. Es sorprendente que el PRI no se debata ideológicamente: ¿qué significa ser priista en el siglo XXI? ¿Qué identidad política tiene el partido? El PRI es uno en Jalisco, otro en Yucatán, Nuevo León, Chiapas o Guanajuato. La ambivalencia no es una virtud.

El cuarto, la corrupción. Dicen los priistas que la corrupción es un mal que acecha a todo el sistema de partidos. Que sus casos de corrupción son sólo frutas podridos, pero que el árbol sigue estando sano. Se equivocan los priistas: la percepción de corrupción ha llegado hasta la esfera más alta de poder en México: la Presidencia. No son un par de casos de gobernadores que metieron la mano en la caja pública, sino una deriva que implica sospechas sobre Los Pinos, a integrantes del gabinete, gobernadores simbólicos y que afecta al partido en muchísimos estados. El PRI necesita no sólo un recambio de cuadros, sino una transformación que rompa los altísimos niveles de corrupción endémica.

El PRI no va a cambiar sino admite, de entrada, que el modelo actual de partido es inviable de cara al futuro. La refundación es obligada. Para ello, más que el debate sobre los candados rumbo a la elección presidencial, los priistas tendrían que definir qué les ofrecen a las nuevas generaciones, a los jóvenes, a los profesionistas desencantados, a los universitarios distantes y a las mujeres. La historia del PRI es la crónica de una eterna reforma. No soy de los que cree que el PRI desparecerá, pero es innegable que necesita una cirugía mayor.

CRÉDITOS: EL INFORMADOR / JAG Ago-13 01:46 hrs

Los editores también recomiendan...

    Más notas del tema: Enrique Toussaint Orendain

    Temas
    Importantes

    Ayuntamiento de Zapopan Dólar Fiestas Patrias Fiscalía de Jalisco (FGE)

    Secciones

    Jalisco
    México
    Internacional
    Economía
    Deportes
    Tecnología
    Cultura
    Entretenimiento
    Opinión
    Cartuchos
    TapatíoEnrique Toussaint Orendain