A + A -

Mayo-06 00:18 hrs

Las Vías Verdes continúan gracias a la venta de rieles

Para 2013, el proyecto no tiene recursos asignados por el Gobierno del Estado, el plan es buscar una asignación Federal

Pendientes. Diferentes instalaciones de las Vías Verdes se mantienen con poco uso, al menos en el sentido para el que fueron creadas.

GUADALAJARA, JALISCO (06/MAY/2013).- A pesar de que es la primera vez que  Vías Verdes Jalisco tendrá un coordinador —Gabriel Michel Estrada—, este año no hay un presupuesto asignado para el proyecto. El Gobierno del Estado y la Federación no etiquetaron recursos para estas obras. Sin embargo, este programa, que contempla la recuperación de las vías férreas en desuso, tiene otras fuentes de ingreso como el dinero obtenido por la venta del hierro de los rieles.

Desde que comenzó este proyecto en 2010, el Gobierno del Estado ha vendido seis millones 470 mil 825 kilos de material férreo. Por esta chatarra, la dependencia recibió 24 millones 265 mil 594 pesos, según información proporcionada a través de transparencia.

La secretaria de Cultura del Estado, Myriam Vachez Plagnol, comentó: “este año no se recibió presupuesto, estamos terminando de usar el recurso que se tenía por la venta de los rieles. Supongo que recibiremos más presupuesto y, obviamente, si los municipios pudieran aportar algo sería muy interesante”.

La funcionaria añadió que Tala, Ahualulco de Mercado y Ameca son los municipios que se han mostrado más interesados, “y esperemos que tengan la posibilidad de aportar recursos”.

A pesar de que la Secretaría de Cultura pretende que los municipios involucrados participen y aporten recursos para Vías Verdes, Edgar Evangelista Román, director de Cultura en Ameca, dijo que hay personas que voluntariamente se encargan de la limpieza de la ruta, pero dijo desconocer si el actual Ayuntamiento amequense destinará recursos a este fin. Por su parte, Higinio Ernesto Castellanos, encargado en Etzatlán de Vías Verdes, mencionó que se tienen más proyectos en el municipio como prioridad y no contempla a corto plazo gastos para la construcción de senderos.    

En proceso, cuatro senderos

Los senderos en proceso de construcción son: 10 kilómetros en Ameca, tres en Etzatlán, tres en Teuchitlán y uno en Tala. “Quedan por construir 81 kilómetros para los cuales se buscará obtener recursos de programas de apoyo en la Federación”, anunció la dependencia a través de su Unidad de Transparencia.  

Para la rehabilitación de los 17 kilómetros de vías en proceso, y que a la fecha la obra lleva un avance de 60% en las diferentes etapas, se requiere de aproximadamente 15 millones de pesos. Y para el resto de la ruta –81 km.- se necesita una inversión superior a los más de 160 millones de pesos.

Myriam Vachez Plagnol comentó que las obras son “caras”, ya que se destinan dos millones de pesos por kilómetro cuadrado construido, “lo bueno es que cuando hay proyectos ejecutivos ya hay un avance, lo siguiente es entrarle con recursos, yo había calculado que en dos años y medio se iba concluir el proyecto cultural de la Zona Valles”, donde se encuentra gran parte de los senderos.

La secretaria de Cultura de Jalisco señaló que existen 32  kilómetros habilitados y transitables como concepto de vía verde y están ubicados en su mayoría el tramo en Ameca. Sin embargo, en la información obtenida por transparencia se especifica que los senderos ya construidos son “10 kilómetros en Ameca, 1.5 en Atotonilco el Alto, 1.5 en Teuchitlán, uno en Ocotlán y uno en Ahalulco de Mercado”. La suma de las rutas es de 15 kilómetros de senderos concluidos.  

Desde 2010, se han invertido 64 millones de pesos en Vías Verdes, de los cuales 32 fueron otorgados por el Gobierno Federal, 25.6 por el Gobierno del Estado y 6.4 por los municipios involucrados en la recuperación de 121 kilómetros de vías férreas en desuso.

Vecinos reclaman su patrimonio

Los vecinos de los senderos reclaman que no se cumple uno de los objetivos de Vías Verdes, que es reconstruir la memoria histórica.

Ivonne Vargas Ramírez, quien radica en La Vega, cuestionó que no se reconstruya la historia en el sendero, ya que solamente se conservan los rieles como evidencia ferroviaria en torno a las estaciones.

“El proyecto de Vías Verdes es ejemplo de cómo no se debe intervenir un bien patrimonial, ya que personas ajenas a estas comunidades no identifican dónde estaban colocados los rieles y sus durmientes, pues actualmente existe una plancha de concreto color rojo óxido que elimina cualquier testimonio de lo que fue la antigua vía de ferrocarril”,  indicó Francisco Guerrero Muñoz, especialista en patrimonio cultural y turismo. El experto dijo que hace falta señalización y un plano de ubicación en la ruta.

En un recorrido realizado el pasado 19 de abril, se pudo constatar el avance en Ameca. Hay señalética, senderos arbolados, pero también se registró el tránsito de motocicletas, que va en contra de los objetivos de la vía, cuyo fin es promover la movilidad no motorizada.

Unas vías solitarias


Una bonita y restaurada estación de ferrocarril, en Ameca, augura un buen trayecto, sin embargo, el tramo ferroviario concluye sin aviso y conecta con una recta banqueta color óxido. Un arbolado recién plantado deja de hacer fila y ahora sólo son visibles unas parcelas.

En el recorrido, el primer acompañante es un adulto mayor, quien viaja en bicicleta.Luego de 10 minutos, una motocicleta con tres adolescentes invade la vía o mejor dicho circula por la vía verde. Este vehículo no debería recorrer este espacio diseñado para el peatón, equinos y bicicletas.

Además, la señalética de la ruta sólo está en los primeros kilómetros del tramo ferroviario en Ameca y en el resto del trayecto no hay nada para comprobar que  por ahí pasó el ferrocarril.

Después de caminar media hora ninguna alma se hace presente para acompañar el recorrido.

En La Vega, la estación está invadida y sin restaurar, un vagón maltratado y con leyendas ilegibles es parte del panorama silencioso. 

No hay señalética y los vecinos no se pueden dar cuenta de qué se trata este proyecto, los más ancianos si recuerdan que en la ruta de El Gordero, como era llamada la locomotora, se libraron algunos episodios del transporte comercial del México de los años veinte, pero los jóvenes ignoran la historia.

Hay basura en torno a la banqueta rojo óxido, los vecinos dicen que por terminar rápido  la construcción los trabajadores dejaron escombro, alambres y palos a un lado de la vía. 

El recorrido termina y la banqueta nunca jugó el papel de sendero ecuestre o ciclista, no evocó la epopeya ferroviaria y ni fue usada por ni siquiera 20 personas.

Temas
Importantes

PRD Inundaciones en Jalisco IPN Guerrero Casa Blanca Juicios Orales

Secciones

Jalisco
México
Internacional
Economía
Deportes
Tecnología
Cultura
Entretenimiento

Vías Verdes